Inicio Artículos Todd Haynes: clase magistral en Zurich

Todd Haynes: clase magistral en Zurich

0 227
image_pdfimage_print

Todd Haynes fue invitado a dar una clase magistral en el Festival de Zurich, que termina hoy.

El cineasta estadounidense presentó allí su más reciente película: Carol, basada en una novela de Patricia Highsmith. Se desarrolla en los años cincuenta y relata el amor de la empleada de una tienda por una mujer casada. Cate Blanchett y Rooney Mara interpretan los papeles principales.

Haynes fue una figura del New Queer Cinema de la década de los años noventa. Ganó el Gran Premio del Jurado y el Premio Teddy del Festival de Berlín en 1991 por su ópera prima, Poison. Ha recibido además el Premio Especial del Jurado en el Festival de Venecia por I’m Not There (2007) y una nominación al Oscar por el guión de Far From Heaven (2002), entre otros galardones.

Su trabajo más importante anterior a Carol fue una miniserie para televisión con Kate Winslet en el papel principal: Mildred Pierce (2011). Además presidió el jurado que le dio la Concha de Oro a la película venezolana Pelo malo, de Mariana Rondón, en el Festival de San Sebastián, en 2013.

Indiewire recogió algunas de las cosas que dijo en la clase magistral de Zurich.

1. Los adelantos técnicos han hecho que los directores sean más flojos en la puesta de cámara.

Creo que el hecho de que tantos mecanismos visuales y adelantos técnicos, como los CGI, estén a nuestra disposición como directores nos ha hecho pensar menos en dónde está la cámara e incluso en por qué está allí. Extrañamente, aunque existe tal panoplia de opciones técnicas disponibles para los directores hoy, lo que encuentras es una casi total falta de consideración con respecto a la cámara.

La mayoría de las películas son filmadas actualmente con cámara en mano, en digital, por lo que simplemente la dejas rodar, dejas a los actores improvisar, te mueves alrededor del set y tomas todas las decisiones del montaje en la sala de edición, después. Eso es cierto, tanto en el caso de películas singulares y bien valoradas, que ves en el circuito de arte y ensayo, como en el de los dramas de la televisión vulgar. Es como si fuera de un lado a otro. Pienso que eso puede hacerse con consideración y conciencia, pero demasiado frecuentemente es el recurso habitual, un modo preestablecido de ver el cine.

2. El acceso sin precedentes a las películas ha conducido a un desinterés en la historia del cine.

Es estresante para la gente que ama el cine, para la gente que ama la historia del cine y ve la historia del cine como un continuo, como una serie de reacciones a varios modos de hacer películas y a varios períodos del cine, especialmente cuando consideras la plétora de información que está disponible para la gente joven en la actualidad.

Recuerdo cuando era niño que tenía una fantasía: ir a una tienda, encontrar todas las películas del mundo y decir: ‘Quiero ver ese filme’, y te lo daban en el mostrador. Esa era una fantasía de proporciones sin igual, era un sueño maravilloso. Creo que el deseo es afectado cuando no hay escasez, y afecta también a la curiosidad. Es exactamente lo contrario de lo que podrías pensar, porque en vez de acumular hambre, es una vertiginosa sensación de no saber por dónde empezar, así que no lo hacemos.

carol2

Carol

3. …y la solución está en los críticos y en los formadores del gusto.

Recuerdo que crecí en la era del cine de revival, cuando recibías un programa impreso del mes siguiente y todas las noches había un programa doble diferente. Alguien hacía esas elecciones, había un aspecto curatorial, algo así como cuando íbamos a la escuela y el maestro nos daba los silabarios para leer. Ayuda a orientar tu propio gusto y la forma como te expones al cine, es como una guía. Viví en esos teatros, fue el comienzo de mi educación cinematográfica, y no es exactamente lo mismo cuando debes hacerlo tú solo.

4. Cree que los actores y las actrices lo aprecian porque les da papeles complejos.

Muchos actores quieren ponerse a prueba, desafiarse a sí mismos, buscar el tipo de papeles que no encontrarían en producciones mainstream de elevado presupuesto. Siento que eso es frecuente que lo que he podido ofrecerles a muchos actores extraordinarios, hombres y mujeres. Soy increíblemente afortunado, porque ha sido una relación mutua, en la que la participación de algunos actores de renombre ha contribuido a que mis filmes consigan financiamiento, y ha ayudado a que progrese y se expanda su catálogo de interpretaciones, aquello que pensamos que son capaces de hacer.

Un ejemplo es mi película I’m Not There, para la cual necesitaba seis actores que interpretaran los papeles principales, pero no había manera de hacer un filme tan experimental sin que Richard Geere dijera: “Quiero ser parte de esa película”. Y también: “Sí, lo haré por esa pequeña cantidad de dinero”. Requiere un extraordinario acto de fe, pero creo que todos se han beneficiado con eso. Cate Blanchett tuvo que hacer un papel del tipo que probablemente nunca más le pidan que vuelva a interpretar, y le dio miedo. Eso es lo que son los ambientes enriquecedores y desafiantes: terroríficos.

5. Haynes es un meticuloso planificador del estilo y del look de sus películas.

Diría que en todos mis filmes hay un proceso que atravieso para tratar de encontrar el lenguaje visual, y la mayoría de mis películas son historias que he desarrollado yo mismo desde el comienzo, a diferencia de Carol. En ese proceso de desarrollo hay un punto en el que, si no lo puedo ver, no lo he conseguido todavía, aún realmente no he hecho mi trabajo. Usualmente eso coincide con una muy ambiciosa tarea de evaluar imágenes y referencias, desde la fotografía y la pintura, y principalmente otras películas que ayudan a especificar el look que busco.

Reúno un libro de imágenes para todos mis filmes, y es un proceso doloroso, en el cual tiendo a ponerme un poco fajeta, un poco preocupado. Pero me ayuda, es parte de los métodos de trabajo que me ayudan a ser tan específico como pueda. Eso es realmente lo que todos los departamentos creativos buscan: especificidad.

En Far From Heaven ese libro reflexionó extensamente sobre el trabajo de Douglas Sirk, los melodramas y los Estados Unidos de la década de los años cincuenta, la era de Eisenhower. En I’m Not There hubo un catálogo de referencias cinematográficas desde la década de los años sesenta, que se convirtieron en el modelo para cada una de las diversas historias del filme, para que pudieran ser distintas, únicas por su look, tono y estilo.

Las referencias para Carol fueron más documentales y del fotoperiodismo, de la Nueva York de comienzos de los cincuenta, y muchas de la fotografía en color que se hacía en esa época. En otras palabras, no tanto filtradas por el cine de entonces como por la investigacion, el fotoperiodismo y la fotografía artística que hacían los fotógrafos de Nueva York en color.

carol3

Carol

6. Cree que las proyecciones de prueba son importantes.

No puedes subestimar la importancia de los screenings, comenzando por un grupo de amigos y colegas pero expandiéndolos hacia gente que no conoces. Hacemos una serie de screenings y tenemos gente que escribe sobre su experiencia al ver la película, y es invalorable, es esencial.

Eso no significa que todo lo que digan sea un problema, una preocupación o algo que implementemos directamente, pero frecuentemente da como resultado cambios en tu montaje y en la experiencia de ver tu película. A menudo significa renunciar a tu escena favorita o a tu momento más querido.La experiencia total es la que realmente importa.

Por ejemplo, hubo algunos cambios importantes en la estructura de Carol, al menos en lo que respecta a la escena final de la fiesta, que ocupaba un espacio mayor en el guión original. Nos dimos cuenta de que no soportaba, en la película, el tiempo que le habíamos dedicado, y fue una gran observación, era el consenso que estábamos buscando. Así que tienes que ser duro en eso. Debes ser capaz de odiar cosas que amabas y sencillamente tener algo de sangre fría.

7. Está interesado en películas con mujeres protagonistas porque…

Tiendo a encontrar la “normalidad”, y cómo se supone que debemos sucumbir a los límites, algo más interesante que la gente que los rompe y los cruza. Lo que probablemente me interesa del melodrama y de las historias que frecuentemente tienen personajes femeninos es que son, casi por definición, historias sin escapatoria. Están cargadas de las restricciones y presiones de la cultura y eso, creo, se refiere más a nuestra experiencia que los géneros más asociados con personajes masculinos que a menudo atraviesan territorios sin límites o viven en completa libertad.

8. Constantemente está experimentando.

Todas mis películas han sido experimentos, cosas que no he hecho antes en términos de forma y estilo, incluso si en ellas se repiten algunos intereses genéricos, como los personajes femeninos y los ambientes suburbanos. En su mayor parte, creo que han sido cosas que no han sido hechas o vistas de la misma manera antes.

Recientemente me di cuenta de que me ha costado toda una carrera el poder llegar al naturalismo que he explorado tanto en Mildred Pierce como en Carol. La mayoría de la gente probablemente comienza allí, pero realmente nunca había sido mi acercamiento estilístico a la narración de historias. Me tomó todos esos grandes experimentos poder confiar en un lenguaje narrativo más calmado.

Lee el texto completo en Indiewire.

 

 

 

NO HAY COMENTARIOS

Dejar una respuesta