Inicio Artículos “Por un puñado de dólares” cumplió 50 años

“Por un puñado de dólares” cumplió 50 años

0 195
image_pdfimage_print

Pablo Gamba

El 12 de septiembre de 1964, hace 50 años, se estrenó en Italia Por un puñado de dólares (Per un pugno de dollari / A Fistfull of Dollars), dirigida por Sergio Leone, con Clint Eastwood en el papel principal y música de Ennio Morricone. Fue el primer filme de la llamada “trilogía de los dólares”, que contribuyó a renovar el género emblemático de Hollywood, el western, con los aportes de un realizador italiano que en sus comienzos fue asistente de Vittorio de Sica en Ladrón de bicicletas (Ladri di biciclette, 1948).

Que algo fuera de lo común se va a ver en Por un puñado de dólares es algo que se percibe en la secuencia de animación estilo pop de los créditos, creada por Iginio Lardani.

La música tampoco se parecía a lo que era habitual en las películas de vaqueros. Leone le había pedido a Morricone que escribiera algo que sonara como Dimitri Tiomkin, quien ganó el primero de sus cuatro Oscar por la partitura del clásico A la hora señalada de Fred Zinnemann(High Noon, 1952). Pero el compositor hizo algo muy diferente de eso.

En la música de Por un puñado de dólares participaron el virtuoso del silbido y guitarrista Alessandro Alessandroni, y su grupo Cantori Moderni. Se destaca también por el contrapunto con el ruido de los cascos de los caballos y los disparos. El estilo que Morricone acuñó en el flme pasaría a ser parte consustancial de la trilogía de Leone.

Por un puñado de dólares, sin embargo, no era una película original. Ni siquiera era propiamente una adaptación del clásico de la commedia de’llarte italiana Arlquín, el servidor de dos patrones de Carlo Goldoni (1745), como aseguraba Leone. La manera tan evidente como se plagió sin permiso la historia de Mercenario (Yojimbo, 1961) condujo a una demanda del estudio japonés, Toho. Incluso el aporte de Morricone no es tan sorprendente si se lo compara con la mezcla de jazz, música clásica occidental y música japonesa en las composiciones de Masaru Sato para el filme de Akira Kurosawa.

Tampoco era innovadora Por un puñado de dólares por lo que respecta a la adopción del género en Europa, puesto que alrededor de 40 westerns habían sido realizados en los últimos cuatro años en ese continente. Pero sí fue “un puente […] entre la recreación mimética del Western americano y la interpretación personal del mismo” (1),

El personaje amoral e inexpresivo del “hombre sin nombre”, interpretado por Eastwood, y el gusto de Sergio Leone por los primeros planos, la mugre y la violencia, conjugados con la burla de los clichés del género, hicieron que Por un puñado de dólares recaudara 14,5 millones de dólares en Estados Unidos, donde fue estrenada en 1967. Se convirtió, además, en fuente de inspiración para realizadores como Sam Peckinpah en El grupo salvaje (Wild Bunch, 1969). Para poder pasarla en televisión en ese país, hubo que agregarle un prólogo que le diera alguna justificación moral a la violencia. Se podía masacrar, pero con ética.

Nota:

1. Aguilar, C. (1990). Sergio Leone. Madrid: Cátedra, 196.

Vaya al perfil de Sergio Leone en Senses of Cinema (en inglés)

PUBLICACIONES SIMILARES

NO HAY COMENTARIOS

Dejar una respuesta