Inicio Artículos Cuatro consejos de Nanni Moretti

Cuatro consejos de Nanni Moretti

0 35
image_pdfimage_print

Pablo Gamba

Nanni Moretti tuvo una conversación con el público en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente, que termina el domingo.

Es el principal invitado especial del Bafici este año.

El cine del director, guionista y actor italiano, realizador de Mia madre (2015), El cuarto del hijo (La stanza del figlio, 2001) y otros largometrajes, se caracteriza por la relación con su propia vida y con los problemas del presente, así como por su cáustico humor político.

La búsqueda de expresión personal no solo incluye lo biográfico, sino también la manera de contar las historias. Le llevó a hacer películas como Palombella rossa (1989), narrada como un partido de waterpolo –los deportes son una constante en su cine–, Querido diario (Caro diario, 1993) y Abril (Aprile, 1998).

Estas son cuatro consejos para estudiantes de cine que se desprenden de lo que Nanni Moretti dijo en el Bafici:

1. La importancia del cine de los años sesenta

“Como espectador y como director estoy muy ligado al cine de autor de los años sesenta. Era un cine que rechazaba al cine y a la sociedad que había recibido en herencia. Cada uno imaginaba, con su propio estilo, un nuevo modo de vivir y de trabajar. Eran directores que no hacían películas de éxito, pero sembraron las semillas para que ese cine de autor se volviera popular”.

Moretti se refiere a los primeros filmes de Marco Bellocchio, Bernardo Bertolucci, Pier Paolo Pasolini, Ermanno Olmi, los hermanos Taviani y Marco Ferreri, en Italia. En Francia, la Nueva Ola, el Free Cinema británico y el cine polaco de realizadores como Roman Polanski y Jerzy Skolimowski, en sus primeras películas. “Fue una época fecunda en todo el mundo”, agrega.

2. Un argumento importante no es garantía de una buena película

“A veces pienso que hay directores que se conforman con tener un argumento importante, y se olvidan de hacer una buena película. Es como si chantajearan al espectador: ‘Tú, espectador, no tienes que utilizar más las categorías de lo bello y de lo feo; tienes que ver mi película porque es importante’. No estoy de acuerdo con esa actitud. Tampoco coincido con los directores que, con sus películas, quieren cambiar la cabeza del espectador.”

3. Formarse un espíritu crítico propio” 

“Para un director que comienza, todo es útil: ver películas, incluso las malas; leer narrativa –solo buena, porque los libros malos son inútiles–; hacer de asistente de dirección; ir a una escuela de cine, y probar también experimentando, equivocándose. Mi consejo –y por eso recomiendo ver malas películas– es formarse un espíritu crítico propio. Para un director que comienza, más importante que saber lo que quiere, es saber lo que no quiere; qué no quiere de los actores, del director de fotografía, del escenógrafo o el vestuarista.

“A veces un productor apoya a un director emergente poniéndole al lado profesionales con experiencia. Eso hace que el escenógrafo, el músico, el director de fotografía propongan soluciones estándar al director. Mi consejo es tener las antenas bien alertas contra esas soluciones convencionales.”

4. El actor no debe desaparecer en el personaje

“No me gusta cuando la persona del actor desaparece en el personaje. Eso es algo que elogia la crítica y el público disfruta, pero a mí no me gusta”.

Visita la página del Bafici.

PUBLICACIONES SIMILARES

NO HAY COMENTARIOS

Dejar una respuesta